10 junio 2018

LO QUE SUCEDE AHORA


LO QUE SUCEDE AHORA


 Es como sucedió en Sodoma y Gomorra, a la vez cae fuego del cielo y surge fuego del infierno.



1.- El adversario:


 Se manifiesta-revela el anticristo.

 Esto significa que el adversario, satanás, se levanta-alza-sale del infierno.

 Al alzarse-levantarse-encumbrarse, imprime-infunde-transfunde su espíritu.

 Ese espíritu inmundo potencia lo que es la humanidad sin Dios.

 Las almas se ven descontroladas y potenciadas en sus vicios, rebeldías, caprichos, corrupciones, inmundicias, etc.


2.- Dios:


 Dios da-dona-envía su espíritu.

 Esto provoca que surja-salga-brote todo lo sucio-malo que hay en cada uno.

 Las impurezas salen a la luz, se exaltan, porque es como cuando se echa agua en un recipiente sucio, la mugre sale y así es limpiado, purificado.


3.- El combate por la salvación:


 Los dos espíritus se derraman sobre las ciudades y sobre las almas.

 Todos reciben el doble impulso y sienten o padecen en sí esas dos fuerzas encontradas.

 Sucede una batalla interior en la que se decide el destino de cada alma.

 El alma que hace oración, realiza el combate espiritual, se niega a sí misma y padece ofreciendo todo como purificación, sacrificio, reparación, realizando un Santo Sacrificio espiritual, se salva, la que no obra de esta manera, se pierde.

 El alma que no hace el esfuerzo, se deja arrastrar, llevar, justifica sus vicios, caprichos, ambiciones, etc., se deja envolver por el adversario y llevar por sus mentiras confirmando que desea el camino de perdición.


4.- Recomendación:


 Considerar que Dios no hace lo que queremos, al contrario, hace lo que no queremos y permite lo que nos hace padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Hay que orar para vencerse a sí, sacrificar la voluntad, aceptar la Voluntad de Dios, lo que Él quiere o no quiere pero permite.

 Hay que padecer eso que parece la traición de Dios y continuar confiando, obedeciendo, etc.

 Verdaderamente no podremos hacer otra cosa, llega la hora de padecer y corregirse, cuanto hagamos en otro sentido, solo servirá para padecer mas porque no podremos hacer nada mas que reencaminarnos.

 El esfuerzo por seguir desobedeciendo o rebelarse será como chocar contra la pared, generará mas dolor y sufrimiento y será la confirmación del deseo de condenarse.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS, Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS , Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él   La oración es el punto de encuentro con...