21 abril 2014

DESPRECIARON A DIOS POR NADA



DESPRECIARON A DIOS POR NADA

 Donde parece estar la Misericordia de Dios no esta, sino que se halla la Justicia Divina y donde parece estar presente la Justicia Divina no esta, sino que se encuentra presente la Divina misericordia.

 No debemos juzgar por las apariencias, nos engañamos simplemente porque deseamos que Dios nos conforme, adore, adule, de la razón, etc., demostrando que nos vence y domina el miedo, que nos posee la debilidad y que nos hallamos encaminados hacia el infierno aun cuando hablamos sobre Dios todo el tiempo.

 La Misericordia de Dios no consiste en adular a la humanidad y festejar, celebrar y promocionar todos los vicios. Mucho menos consiste en subvertir el mas elemental y racional orden pasando a llamar ‘bueno’ lo que siempre fue malo.

 La Misericordia de Dios consiste en que Dios permite conocer el vicio, defecto, pecado, error y da la fuerza para remediarlo, corregirlo y salir de ahí abajo, del chiquero, del lupanar donde el alma yace revolcándose con demonios.

 Compréndase acá la razón por la que la Misericordia Divina esta donde no parece estar, es decir, cuando chocamos contra la pared de la Verdad y no podemos seguir sin reformarnos.

 La Misericordia de Dios no esta donde se adula a la humanidad impura, perversa, depravada, corrupta, desamorada, viciosa y amiga de satanás que quiere creer que todo esta bien y todo da lo mismo.

 La Justicia de Dios consiste en que se padece la ausencia de Dios porque no se lo quiere recibir, o sea, aquellas almas que no aman a Dios en verdad, no lo tienen, lo han perdido y se perderán.

 La Justicia Divina consiste en que solo tengan a Dios aquellas almas que lo han elegido, aceptado, buscado, las que se han apegado a sí mismas quedarán en tinieblas, a oscuras, padeciendo la maldición del olvido de Dios.

 Olvidarse de Dios es fruto de pensar obsesiva y desesperadamente en sí mismo, cosa que las almas prefieren antes que convertirse y salir del abismo de la egolatría narcisista infernal en el que se sumergen.

 Como desean pensar solo y siempre en sí, eso es lo que tienen y lo que harán por toda la eternidad. Ahora bien, considerándolo en lo que es, como es nada, tienen nada, son nada y no podrán mas que escandalizarse eternamente comprobando que han despreciado a Dios por nada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS, Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS , Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él   La oración es el punto de encuentro con...