19 abril 2014

DE NOSOTROS DEPENDE



DE NOSOTROS DEPENDE

 La regla general es que siempre primero debe obrarse en el espíritu, en lo espiritual y luego en lo material para que los cambios que realizamos sean verdaderos y duraderos.

 Por ejemplo, si tenemos un vicio y lo cortamos de cuajo, vamos a recaer porque el alma esta habituada, nos traiciona y echa hacia atrás porque el vicio no es solamente lo externo como puede ser la bebida o la comida.

 El vicio esta en el alma principalmente, aunque parte del espíritu, por ello es que debe obrarse en lo espiritual primero para ser libres de su efecto terrenal, externo, material.

 El vicio parte del espíritu porque se genera al separarse de Dios, y es el espíritu el que debe unirse con Dios, por ello es que al no estarlo, se genera o produce, es como la podredumbre, y es un abismo que clama satisfacción, saciedad, aquello que le falta.

 El espíritu unido a Dios produce su Presencia y se satisface, cuando le negamos el amor a Dios, retraemos el espíritu, cortamos el enlace y terminamos hundidos en nosotros mismos adorándonos a nosotros en su lugar.

 El problema es que no podemos satisfacernos ni darnos vida como Dios, entonces, nos consumimos, devoramos y nos esforzamos por mantener la farsa-ilusión de que vivimos solo porque nos movemos o existimos.

 Carecemos de Dios, carecemos de Vida, nos hemos separado de Él y nos hallamos sumergidos en nosotros mismos adorándonos, mintiéndonos, auto-consumiéndonos.

 Desechando a Dios surge el abismo, la ausencia de Él y generamos la misma necesidad de Él que nos mueve a sustituirlo, y es ahí donde reclamamos adoración y buscamos consuelo en vicios y distracciones.

 Esto ocurre en principio natural e instintivamente, todo es consecuencia de separarse de Dios, de no amarlo-aceptarlo, pero interviene el adversario, satanás y va potenciándolo, instigándolo y guiándolo para asegurarse que nos pedamos.

 De nosotros depende hacer el esfuerzo por volver a Dios, por volver a la comunión real con Él dejando de engañarnos de exponernos al enemigo y de entregarnos a vicios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS, Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él

LA GUÍA DE DIOS PARA ESTOS TIEMPOS , Viene-Vuelve El Señor, el lugar de encuentro con Él   La oración es el punto de encuentro con...